thumb
 19/04/2019

Titulares:

Municipio Maneiro
Pampatarenses rezan al "viejo" para que cese brote de aguas negras

A A
Ya que las autoridades no se avocan a solucionar su competencia, los parroquianos elevan oraciones al Cristo del Buen Viaje a fin de que se les cumpla el "milagrito"

"Esto es un calvario lo que estamos viviendo en Pampatar mijo", así comenzó diciendo con las manos puestas en la cabeza la señora Milena Acosta, quien es residente del sector Las Casitas y alega que no soporta vivir entre aguas negras desde hace más de 40 años.

Esa es la cantidad de años que tiene viviendo en la zona y desde que tiene uso de razón las aguas servidas se desbordan como “Pedro por su casa”. Aunque han acudido a las instancias mayores a colocar las denuncias pocas han sido las soluciones.

Los habitantes informan que han visto pasar gobierno tras gobierno y sus necesidades siguen siendo las mismas. A pesar del “dineral” invertido en la reparación de la red de aguas servidas la preocupación parece no terminar.

El barrio Los Pescadores, la calle El Cristo, La Marina, El Mirante Brión son algunas de las vías que se encuentran anegadas de este nauseabundo olor que está acabando con los parroquianos y sobre todo con los niños y adultos mayores, que son quienes están más propensos a contraer las enfermedades.
Las bocas de visitas y alcantarillas que se alojan en calles, incluso en casas, burbujean constantemente aguas y desperdicios contaminados que atentan a que se desate una epidemia.

El equipo de prensa visitó la Estación de Bombeo La Caranta y se corroboró que las bombonas que expulsan estas aguas no funcionaban, igualmente observamos que no se encontraba ninguna persona laborando.

“Cómo es posible que estas bombas no estén en funcionamiento desde hace más de 8 días y nosotros somos los más afectados porque somos quienes vivimos pasando de una calle a otra con los pantalones hasta la rodilla buscando de contaminarnos”, repudió Alí Castillo, vecino afectado.
Por su parte, Andrés Marcano, pertenece al consejo de pescadores de Pampatar y asegura que el problema data desde hace 20 años, “es triste que esto esté pasando, este fue un canal que se hizo para aguas de lluvias y de un tiempo para acá dejaron salir por aquí las guas negras que van a parar directamente a la playa. Después de tantos recursos que fueron aprobados para esto el problema sigue igual”, afirmó.

CIERRAN CALLES
Los vecinos se han visto en la necesidad de cerrar sus calles para que no transiten los vehículos, pues es una forma de llamar la atención de las autoridades gubernamentales, sin embargo la respuesta efectiva parece no llegar.

En tal sentido, han duplicado sus oraciones al Cristo del Buen Viaje, o como ellos los llaman “viejo”, con el firme propósito de que les concedan el milagrito de que cese el desborde de estas putrefactas aguas.

Al respecto, Humberto Antón y Yuli Rivero, manifestaron su preocupación ante el desate de una epidemia en su comunidad, “le rogamos al Cristo del Buen Viaje que ya pare este problema. Desayunamos, almorzamos y cenamos con las aguas negras, nos hemos visto en la obligación de hacer paredes en nuestras puertas para que no entren las aguas”, refirió Rivero, quien aseguró que la problemática tiene los 28 años que lleva viviendo ahí.

UN ÚLTIMO LLAMADO
Magaly Urbáez y Hernán Acosta, elevaron sus quejas y exhortan a Hidrocaribe, a la alcaldía y a la gobernación de Nueva Esparta apersonarse en la localidad yterminar de una vez por todas con esa pesadilla que no los deja vivir en paz.

 Publicidad
 Twitter
 Publicidad