thumb
 18/11/2017

Titulares:

Partidos plantean revisión de la Mesa de la Unidad luego de regionales

A A

Dos vertientes caracterizan a la Unidad Democrática: una, que se inclina por restarle poder al gobierno por la vía electoral e institucional, y otra que reclama salir a la calle, protestar y buscar un camino que lleve a la salida de quienes gobiernan desde Miraflores.


Los resultados de las elecciones a gobernadores del 15 de octubre acentuaron las diferencias que venían originándose dentro de la MUD entre Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y otros partidos que decidieron medirse en medio de condiciones electorales adversas, y los que promovieron la abstención.


Ahora se observan dos tendencias: la MUD y Soy Venezuela. La primera, controlada por el G-4 y atacada por partidos pequeños, como Cuentas Claras, Movimiento Progresista, La Causa R, Visión Venezuela, Proyecto Venezuela y Avanzada Progresista, que exigen democracia interna. La segunda, comandada por María Corina Machado que tendrá el reto de demostrar si puede constituir una fuerza alterna y capaz de enfrentar sola al oficialismo.


Sin embargo, en la alianza opositora no hay ánimos para pelear con la tendencia más radical y por ello el 15 octubre en la noche el jefe del comando de campaña, Gerardo Blyde, instó a todos los grupos a unirse para buscar una “nueva forma de lucha”, pues saben que el gobierno perdió su cariz democrático, y pretende usar las elecciones y las instituciones para perpetuarse en el poder.


NO HA MUERTO


El 20 de octubre las direcciones de los partidos debatieron, por separado, los escenarios y concluyeron en que era necesario rectificar, reestructurar la alianza y asumir los retos electorales municipales, legislativos y presidenciales.


“Algunos levantan una autopsia de la MUD sin darse cuenta de que declaran la muerte a una organización que, a pesar de sus errores, enfrenta al gobierno. Vamos a recuperarnos de las lesiones, determinar qué haremos y salir a motivar sin ocultar nada”, expresó un dirigente de AD, organización que es partidaria de mantener la Mesa como instancia de definición de estrategias. El coordinador de VP, Freddy Guevara, plantea un proceso de revisión profunda de toda la estrategia opositora. “Hay que reconocer los errores de la MUD y reunificar a la oposición”, señaló.


El politólogo Luis Salamanca niega que la MUD haya muerto, como dijeron Nicolás Maduro y Jorge Rodríguez. “A diferencia de la Coordinadora Democrática, que desapareció luego del revocatorio contra Chávez, la MUD sobrevive desde 2008 y muestra los mejores resultados en 20 años de lucha, entre ellos, la elección de la Asamblea Nacional. La MUD actual está controlada por los partidos y no por la figura del secretario ejecutivo, luego de la ida de Jesús Torrealba. Ha obtenido resultados electorales, no tanto políticos, porque la lucha contra una dictadura es intensa, en algunos casos lleva tiempo. El desafío es sobrevivir como instrumento de cambio ante el madurismo y el chavismo”, expresó Salamanca.


A pesar del impacto que podría tener el deslinde de Soy Venezuela, la alianza tiene a su favor que quienes se presentan como la tercera vía no tienen fuerza. “De Marea Socialista, la disidencia chavista, y de la oposición han surgido grupos que intentan, sin éxito, ocupar el lugar de la MUD. Los abstencionistas buscaban destruirla en coincidencia con el gobierno y lograron que perdieran algunos estados y que ganara el PSUV. Son responsables políticos. La MUD se recuperará cuando entre un nuevo momento político y electoral, sean las municipales o las presidenciales. Debe pelear por garantías electorales, sumar apoyos y avanzar”.


La clave de cómo hacerlo la dan Avanzada Progresista y Movimiento Progresista. Luis Romero, secretario de Avanzada, señaló que la MUD debe ser reestructurada sin abandonar la lucha electoral: “En esta nueva etapa hay que tender puentes con otros sectores, con el chavismo democrático, gremios, universidades y partidos como Copei y el MAS. Debemos conectarnos con la mayoría del país, no solo evitar trampas”. Con ese fin, el presidente de AP, Henri Falcón, recorrerá el país y buscará alianzas con sectores populares.


El secretario político de MP, José Hernández, sostiene que la MUD está viva. “No ha muerto, pero entra en un período de recomposición. De ser una mesa electoral pasa a ser la dirección política con objetivos estratégicos y tácticos claros. Debe contar con vocería más allá de los partidos, y abierto a los trabajadores y a todos los sectores. Ya no se deben aceptar órdenes de tres o cuatro dirigentes a donde marchar. Cada acto, tarea, debe ser parte de un plan integral, no de un partido. La estrategia es evitar que Maduro y Cabello se perpetúen en el poder por la vía electoral y la presión de la calle”.


 


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad