thumb
 17/07/2018

Titulares:

Científicos marchan en 40 ciudades de la India en defensa de la ciencia

A A

Científicos salieron hoy a las calles de unas 40 ciudades de la India para reclamar políticas basadas en evidencias científicas y más gasto público en investigación, uniéndose a una protesta global que se celebra por segundo año consecutivo en casi 250 lugares del mundo.


“Nuestra principal petición es que se deje de atacar a la ciencia, porque en este momento se están propagando creencias supersticiosas y pedimos al Gobierno que intervenga”, explicó a EFE uno de los organizadores, Soumitro Banerjee, profesor de física en el Instituto de Educación Científica e Investigación de Calcuta.


Con ese objetivo en mente, miles de miembros de la comunidad científica se manifestaron en unas 40 ciudades del país asiático, como Nueva Delhi (centro), Calcuta (este), Bombay (oeste) o Chennai (sur), explicó Banerjee.


Añadió que otra de sus reivindicaciones principales es que la India aumente el gasto en investigación científica hasta el 3 % del Producto Interior Bruto.


De acuerdo con un comunicado publicado por la organización con motivo de las marchas, el país asiático destina una cantidad “increíblemente baja” de recursos a la educación (menos del 3 % del PIB) y a la investigación (0,85 % del PIB) en comparación con “la mayoría de los países”.


“Como resultado, una gran parte de la población del país sigue siendo analfabeta o semianalfabeta incluso 70 años después de la independencia”, denuncia la organización.


La iniciativa para marchar por la Ciencia surgió el año pasado en Estados Unidos, cuando los organizadores de las protestas consiguieron protagonizar el 22 de abril 600 marchas en 66 países y reunir -según sus datos- a cerca de un millón de asistentes en total.


Su origen fue una respuesta a los recortes en materia de ciencia e investigación y protección medioambiental que fueron anunciados por el presidente, Donald Trump, tras ser investido.


Este año los organizadores han anunciado 250 marchas en diferentes latitudes, desde Abuja (Nigeria) hasta Lima (Perú), con un mismo objetivo: reclamar el papel de la ciencia en el mundo actual.


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad