thumb
 15/11/2018

Titulares:

Gobierno y oposici√≥n con agenda dura para fin de a√Īo

A A

Una agenda política para coger palco le depara a Venezuela en los seis meses que restan del 2018. Con una agenda dominada por temas como: más liberaciones de presos políticos, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y la elaboración de una nueva Constitución, el reordenamiento de la oposición y la posibilidad de un nuevo diálogo con una interrogante clave: ¿presidenciales?


Ambos factores tendrán el reto de saldar sus deudas que han venido postergando por los procesos electorales y el ámbito económico presionado por la hiperinflación y una reconversión aplazada con un asterisco de ponerla en marcha para el mes de agosto.


Sin embargo, la socióloga Maryclenn Stelling opina que a la oposición así como está de “fracturada”, “le espera una lenta desaparición del panorama político”.


Cree que todo podría cambiar si logra “una nueva estructura” con “voceros respetados por todas las fracciones que sigan a una sola línea”, pero realmente lo ve difícil por como soplan los vientos.


Considera que la ANC “no ha correspondido a las expectativas del país, del pueblo que votó por ella que esperaba acciones contundentes desde el punto de vista económico, la actualización de la Constitución del 99 que es una deuda política y moral con el pueblo venezolano. Se ha ido opacando, desdibujando ha perdido legitimidad y credibilidad, aunque puede dar sorpresas”.


Para Stelling, citando al periodista Roberto Malaver, “la nueva oposición podría surgir del propio sector chavista-madurista por las voces críticas que han venido surgiendo”, desde el punto de vista económico y de la conducción política, más no de saltos de talanquera.


Sostiene que en todo proceso democrático, “la oposición es necesarísima” porque es un sector que de alguna manera monitorea la gestión de Gobierno, “y aquí lo que hay es una negación absoluta a toda una gestión que apuesta al fracaso”.


Para Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, si bien los próximos seis meses “la presión de la crisis va a crecer, no se está en el peor momento (...)”.


En plano político, considera que “el Gobierno se radicalizará aún más” con sus posiciones y “la oposición no representa una amenaza al Gobierno del presidente Maduro porque está fracturada, dividida, con liderazgos deprimidos, partidos con la conciencia, con una capacidad de convocatoria nula y sin generar esperanzas de cambios en la oposición que se muestra apática de producirse cambios en el futuro”.


Sobre el papel de la Constituyente recalcó que “no está hecha para elaborar ninguna Constitución, sino prolongar el poder, destruir el poder de la Asamblea Nacional (AN), mantener el control total e impedir que se expresen las mayorías”. por lo que cree que la presencia de Diosdado Cabello ratifica la visión de que el Gobierno busca radicalizar su posición política para evitar el riesgo de la implosión con dos actores kamikaze para defender a la revolución”.


Ana María Osorio, analista y experta en marketing político, aduce que “no hay intenciones” al menos, públicamente, por parte del sector opositor para entablar un diálogo o una negociación sus figuras se muestran cada vez más radicales y a eso corresponde la figura de Diosdado al frente de la ANC.


Para la experta, a diferencia de León, “sí habrá” una nueva Carta Magna, pero ajustada al sistema político que orientará, el destino del país.


Explica que “la estrategia del Gobierno está centrada en restarle fuerza y credibilidad a la oposición”, por lo que, a su juicio, no solo habrán más liberaciones de presos políticos, sino que menos represión.


“El Gobierno intentará mostrarse conciliador, seguirá llamando al diálogo, pero éste no se dará y tendrá más sustento para justificar los errores y centrará su fuerza en la estrategia de la culpa hacia la oposición, la guerra económica, los gobiernos injerencistas en lugar de enfocarse en el diseño de políticas públicas efectivas”, aseveró Osorio.


La comunicadora visualiza un final de 2018 con más inflación, “un Gobierno con mucho poder, pero sin capacidad de dar respuestas, una oposición con puras promesas y un ciudadano incrédulo”.


Otro aspecto, que también consideró a tomar en cuenta, es que la izquierda vuelva a permear a la América Latina por el rechazo que se ha venido gestando hacia la derecha política.


En manos de ambos sectores está desarrollo y el avance del país por lo que resta del año que inició con la rudeza de una crisis económica que sigue copando la escena política venezolana.


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad