thumb
 18/10/2018

Titulares:

‚ÄúRemedios naturales‚ÄĚ una excelente opci√≥n para aliviar los dolores articulares

A A

El dolor en las articulaciones y la inflamación de la piel suele ocurrir por diversas causas. Entre estas, destacan enfermedades degenerativas como la artritis y lesiones o movimientos bruscos durante el ejercicio. Se presenta en personas ya mayores, pero los jóvenes y los niños también pueden padecer estas dolencias.


A pesar de que existen muchos avances en farmacéutica y en la salud moderna, hay ciertas ventajas en utilizar remedios naturales para estas enfermedades. Siempre serán una de las mejores opciones para aliviar el dolor rápidamente. A continuación, se verá una lista de métodos totalmente caseros para tratar el dolor de las articulaciones y reducir la inflamación.


Arnica Montana


Se trata de una planta medicinal que posee propiedades muy beneficiosas para todo tipo de tratamiento. Es utilizada comúnmente para aliviar el dolor de articulaciones, torceduras e inflamación. Es uno de los antiinflamatorios naturales más efectivos y puede conseguirse en diferentes presentaciones como en gel, crema, aceite o pomada. Otras ventajas de los usos de Arnica Montana son:


Evitar los calambres musculares.


Incrementar el flujo de sangre, para ayudar a aliviar el dolor de los músculos y los huesos.


Reducir las afecciones causadas por alergias.


Fortalecer las defensas del organismo.


Por su efecto analgésico ayuda a relajar el cuerpo.


Evitar infecciones bacterianas y por hongos.


También es muy favorecedora para tratar la inflamación, ya que evita la acumulación de líquidos, por traumatismos y ofrece una sensación de adormecimiento en el área. La presentación del árnica más efectiva, para reducir la inflamación y los dolores musculares es en forma de gel, pomada o crema. La presentación en aceite se utiliza más para aplicar masajes.


Los beneficios del árnica montana, también pueden conseguirse mediante comprimidos o cápsulas. Estas son ideales para tratar lesiones musculares y esguinces en las articulaciones.


Alternar frío y caliente


Este es un remedio clásico para aliviar el dolor articular rápidamente. Consiste en alternar compresas frías y calientes en el área afectada para mejorar la circulación y ayudar a que los músculos se relajen. Es importante colocar una toalla sobre la piel antes de aplicar las compresas. El procedimiento es el siguiente:


Preparar un recipiente con agua caliente. La temperatura no debe estar a punto de ebullición, sino lo suficientemente regulada para poder sumergir las manos en él.


Preparar otro recipiente con agua fría, se le pueden añadir cubitos de hielo.


Sumergir un par de compresas en el agua, cada una dentro de un recipiente. Estas pueden ser toallas enrolladas o una gasa clínica.


Comenzar por la compresa caliente, aplicándola sobre la zona afectada durante aproximadamente 3 minutos.


Retirar la compresa caliente y colocarla devuelta en el recipiente.


Tomar la compresa fría y colocarla en la zona afectada por aproximadamente un minuto.


Repetir la acción por un tiempo de 15 a 20 minutos.


Este procedimiento puede aplicarse entre 3 ó 4 veces al día, durante una semana o hasta que el dolor desaparezca.


Vinagre de sidra de manzana


Este producto posee múltiples propiedades medicinales y estéticas muy beneficiosas. En cuanto al tratamiento contra el dolor de las articulaciones y la inflamación, este tiene un efecto alcalinizante que puede aliviar efectivamente el dolor, que sienten las personas con artritis y lesiones graves. El vinagre de sidra de manzana contiene minerales ricos en magnesio, fósforo, potasio y calcio. Se puede aplicar de dos formas.


La primera consiste en una preparación de 3 cucharadas de vinagre de sidra de manzana que se puede comprar en un supermercado o en una tienda naturista. Se debe mezclar en un vaso de agua caliente con un poco de azúcar o miel. Esta infusión debe prepararse tres veces al día y se puede consumir antes de cada comida.


La segunda forma de utilizar el vinagre de sidra de manzana como remedio para relajar los músculos y reducir la inflamación, es aplicarla directamente sobre la zona afectada con masajes circulares, desde 3 ó 4 veces al día. También se puede mezclar con un poco de aceite de oliva.


Dientes de ajo


El ajo, debido a su alto contenido de sulfuro y selenio puede aliviar la inflamación y el dolor articular. Además, por sus propiedades antirreumáticas, es el remedio casero por excelencia para las personas que sufren de dolores por artritis. La mejor forma de utilizar el ajo para aprovechar todas estas ventajas es a través de la comida. Debe incorporarse a la dieta bien sea cocinado o crudo.


También se pueden tomar 2 ó 3 dientes de ajo como suplemento para evitar su olor y sabor. Otra forma excelente de utilizar el ajo como tópico, es freírlo con aceite de mostaza, hasta que se vuelvan negros. Se debe utilizar solamente el aceite resultante, para masajear la zona del cuerpo afectada. Se puede aplicar en la noche, antes de dormir y por las mañanas. Es recomendable que se deje actuar durante 3 horas, luego se limpia la zona afectada.


 Publicidad
 Twitter
 Publicidad