thumb
 21/04/2019

Titulares:

La P√©rgola: 40 a√Īos al servicio de los margarite√Īos

A A
Aquel rinc√≥n llamado Restaurante La P√©rgola, situado en el Centro Comercial Bella Vista en Porlamar, arriba el d√≠a de hoy a sus 40 a√Īos. Y son a√Īos de lucha, esfuerzo y dedicaci√≥n para vencer a los malos augurios de quienes pensaban que este establecimiento no pasar√≠a a la historia.

De esos 40 a√Īos, 38 lleva en manos de Reinaldo Le√≥n, un hombre que no deja de lados las an√©cdotas y el placer de cocinar el mismo los platos que se ofertan en su men√ļ, un men√ļ que no se desprende de la gastronom√≠a espa√Īola, pues es oriundo de Tenerife.

Mientras recordaba la trayectoria de su vida, coment√≥ entre risas que matiza con un singular acento que lleg√≥ a Venezuela a los 38 a√Īos de edad y dos a√Īos m√°s tardes se vino a la isla de Margarita para continuar su pasi√≥n por la comida y ofrecerlas a los amigos que lo visitan. Esto acompa√Īado de n√ļmero musical flamenco con el que deleita a sus clientes.

Cuenta, que durante los dos primeros a√Īos de vida del restaurante pasaron m√°s de cuatro due√Īos, sin embargo √©l se precipit√≥ con la fe puesta en Dios que su negocio crecer√≠a. Tal como pas√≥, pocos a√Īos despu√©s las promesas que les hac√≠a a sus empleados se fueron cumpliendo.

‚ÄúCuando yo llegu√© aqu√≠ dijeron: con esa pintica que tiene es otro que pasar√° a la historia de los fracasados del restaurante. Y le call√© la boca a todos. Siempre he dicho yo no tengo competencia, yo trabajo‚Ķ y vine fue a trabajar‚ÄĚ, dijo con la convicci√≥n que lo acompa√Īa en cada una de sus oraciones.

Las paredes y baldosas a√ļn conservan el dise√Īo antiguo, mientras que los cuadros, botellas y tazones te hacen sentir en una galer√≠a de la que no quisieras salir. Los manteles color rosa y blanco siguen formando parte esencial de las mesas junto a una elegante vajilla y copas que te transportan a las regiones ultraperif√©ricas de la Uni√≥n Europea.

‚ÄúPor aqu√≠ han pasado muchas personas, del mobiliario s√≥lo se han cambiado algunas sillas y cortinas, sin embargo todo lo dem√°s sigue igual. Aqu√≠ se como muy bien, la gente todav√≠a desconoce la calidad de la comida de este restaurante‚ÄĚ, cuenta mientras observaba los cuadros guindados en la pared.

La historia que sale reflejada a√Īo tras a√Īo en la prensa local demuestra hoy d√≠a que Reinaldo es un hombre luchador y apasionado que dej√≥ a las Islas Canarias por sumergirse en la regi√≥n insular venezolana de la que insiste que lo ama como a su pa√≠s.

 Publicidad
 Twitter
 Publicidad