thumb
 23/04/2018

Titulares:

Las armerías desarmadas buscan nuevos mercados

A A
La prohibición de venta de armas y municiones a particulares en el país desarmó el negocio de los establecimientos dedicados a esta actividad y los ha obligado a buscar nuevos mercados para sobrevivir. El retiro del armamento de sus estanterías ha llevado a las tiendas dedicadas a su comercialización a exhibir ahora artículos de caza, pesca y otros deportes, y hasta maletas y llaveros de reconocidas marcas en un intento por mantener sus puertas abiertas.

"¬ŅC√≥mo cree que me puede parecer la medida? Est√°n afectando nuestra actividad y no sabemos lo que vamos a hacer de ahora en adelante", dijo a Efe la empleada de una c√©ntrica armer√≠a caraque√Īa que pidi√≥ no ser identificada.

"Desde hace un a√Īo ya no se venden armas", asegur√≥ otro empleado de una de estas tiendas situada en un centro comercial -que tambi√©n prefiri√≥ no ser nombrado- y ahora dedicada principalmente a los deportes de caza y pesca.
Y es que desde el 1 de junio y después de un plazo que empezó a correr el pasado 29 de febrero, las armerías debieron sacarse de encima sus existencias y de ellas ahora sólo queda el nombre.

La resoluci√≥n, busca contrarrestar la violencia en el pa√≠s, que posee una tasa de homicidios de 48 por cada 100.000 habitantes, afecta a por lo menos 93 empresas, seg√ļn un registro de comercializadoras y galer√≠as de tiro difundido en la p√°gina web de la Direcci√≥n General de Armas y Municiones, adscrita al Ministerio de Defensa.

Sin embargo, la medida solo termina de cerrar un cerco que comenzó a tenderse en 2005 con el endurecimiento de las medidas para conseguir un permiso de porte.

El coordinador de la campa√Īa "Basta de Balas" de Amnist√≠a Internacional Venezuela, C√©sar Mar√≠n, consider√≥ en declaraciones a Efe que el impacto de la medida ser√° "m√≠nimo" para el mercado de las armer√≠as.

"Lo que van a perder es muy poco", consider√≥ este experto, quien detall√≥ que los vol√ļmenes de ventas "no estaban muy buenos" y agreg√≥ que este "seguramente no era un gran negocio como mucha gente supone".

Detalló que, adicionalmente, el mercado de la comercialización sufrió los efectos de las restricciones impuestas a Venezuela por países como Estados Unidos para la importación de armamento.

El Gobierno afirm√≥ que ha ra√≠z de la nueva medida recuper√≥ entre febrero y mayo pasado unas 805.000 municiones de distintos calibres en poder de armer√≠as privadas, seg√ļn revel√≥ el ministro del Interior y Justicia, Tareck El Aissami, el 24 de mayo.

El ministro destacó que el Gobierno de Hugo Chávez puso en cintura esta actividad aunque no suministró cifras sobre las armas que se venían comercializando.

Seg√ļn el funcionario, hasta 1998, cuando Ch√°vez se impuso en las presidenciales celebradas en diciembre de ese a√Īo, exist√≠an en el pa√≠s "m√°s de 3.000 armer√≠as privadas", donde, asegur√≥, se pod√≠an adquirir armas sin tener el porte.
"En revoluci√≥n se comenzaron a aplicar medidas para el control de armas. Recordemos que una de las primeras medidas fue que no se pod√≠a entregar el arma de fuego hasta que no tuviera el porte", se√Īal√≥ El Aissami, en declaraciones difundidas por la agencia estatal AVN.

Seg√ļn cifras extraoficiales alrededor de 10 millones de armas circulan ilegalmente en un pa√≠s que cerr√≥ 2011 con 19.336 asesinatos, seg√ļn el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), que catalog√≥ el pasado como "el a√Īo m√°s violento de la historia nacional".

En las armerías sin embargo algunos se resisten a cambiar de enfoque para su negocio y aunque ya no pueden vender pistolas, escopetas o rifles, hay quien sigue confiando en la venta de otro tipo de armas.

La empleada de una de esta tiendas explicó a Efe que un arma de fuego tiene un precio que puede oscilar entre 12.000 y 18.000 bolívares (unos 2.790 y 4.186 dólares) y les deja una ganancia de "2.000 bolívares" (465 dólares).
Ahora vende bastones extensibles de uso policial, cuyo costo cifró en 380 bolívares (88,3 dólares), y donde se ganan 100 (23,2 dólares).

"¬ŅCu√°ntos bastones de estos tengo que vender yo a diario para llegar a los 2.000 que me ganaba cuando vend√≠a una pistola?", dijo.

 Publicidad
 Twitter
 Publicidad